Fundación EPES inicia el desarrollo del proyecto “Las personas migrantes tienen derecho a la salud”

Share on LinkedIn

El proyecto de Ley de Migración y Extranjería, presentado en 2013 durante el primer Gobierno de Sebastián Piñera, se encuentra en el Senado, luego de su despacho en la Cámara de Diputados en enero de este año.

Santiago de Chile, 18 de abril 2019 (EPES).- Fundación EPES realizó el Conversatorio “Problemas para el acceso a la salud y vulneraciones de derechos de las personas inmigrantes en Chile” el 17 de abril en el centro de la Fundación en Santiago.

EPES ha trabajado durante 37 años en la visibilización y denuncia de las dificultades que tiene la mayor parte de la población para acceder a una atención de salud oportuna, equitativa y de calidad, situación que en el caso de las personas inmigrantes se vuelve urgente.

En este contexto, EPES empezará a implementar desde este año el proyecto “Las personas migrantes tienen derecho a la salud”. La iniciativa busca durante su primer año capacitar al equipo EPES y comunidades cercanas con las que trabaja,  levantar información sobre las principales dificultades para el acceso a la salud, además de difundir información y promover los derechos en salud de las personas inmigrantes de la comuna de El Bosque.

Para ello se plantea la realización de dos diagnósticos participativos que permitan la identificación de barreras de acceso a los servicios de salud, para luego promover procesos de formación y participación de las personas, en especial las mujeres, de manera de abordar una necesidad que se manifiesta en forma creciente en el país.

Las críticas a la Política Migratoria del Gobierno

En el conversatorio expuso Luis Eduardo Thayer, del Observatorio de Políticas Migratorias, Universidad Católica Raúl Silva Henríquez, quien se refirió al actuar del Estado chileno y a la política migratoria que se pretende implementar bajo este gobierno.

Existe una alta heterogeneidad en el ingreso promedio per cápita por trabajo de la población migrante, según el CENSO 2017. En promedio ganan más que los chilenos, pero trabajan más horas y son más calificados.

Los ingresos más altos recaen en los inmigrantes provenientes de Argentina, Venezuela y Ecuador, y en los últimos lugares aparecen Bolivia y Haití.

“La nacionalidad si importa e incide en la trayectoria laboral”, aseguró Thayer, al presentar estos datos oficiales.

Explicó que los sistemas de política migratoria se mueven entre la reducción al mínimo de la condicionalidad que define la situación migratoria, y su perpetuación convirtiéndola en una condición permanente. El “Estatus legal precario” define la situación de migrante por diferenciación con el “Estatus ciudadano”.

Para el investigador, “la política migratoria en Chile se ha concebido históricamente como una herramienta autosuficiente y omnipotente. Se han obviado históricamente las condiciones que originan los flujos migratorios, como la demanda adicional de trabajadores en sectores estratégicos, redes sociales y familiares, desigualdades entre origen y destino, vínculos históricos e incentivos institucionales”.

Entre los cambios más relevantes en la legislación, Luis Eduardo Thayer destacó la mayor rigidez en el acceso, es decir las personas migrantes deberán contar con visa en el lugar de origen para acceder a puestos de trabajo en Chile.

Uno de los principales problemas de la nueva ley es la extensión de la temporalidad, pues la nueva ley faculta al Ejecutivo para que la permanencia temporal se prolongue hasta por 4 años (hoy se limita a 2 años).

Thayer afirmó que la política impulsada por el Gobierno de Sebastián Piñera traerá consecuencias negativas para la integración de la población migrante.

Tal política está “centrada en la frontera, y no en la integración en materias de salud, vivienda, trabajo. Estas medidas administrativas tendrán consecuencias como el incentivo al ingreso irregular al país de las personas migrantes, según la experiencia de otros países y de Chile en el pasado”.

Luis Eduardo Thayer aseguró no esperar nada bueno del gobierno en materia migratoria. “Espero que la política del Ejecutivo fracase, que no se institucionalice, que el proyecto de ley pierda la discusión en el Senado, porque apunta a un cierre de la frontera, que no será efectivo y por tanto generará mucha irregularidad. Este gobierno no tiene la disposición ni la capacidad para avanzar en derechos hacia la población migrantes. De hecho, está instrumentalizando la política migratoria para incrementar la adhesión ciudadana”.

Acceso salud y educación de la población migrante

En cuanto al sistema de salud, Thayer denunció que legalmente los migrantes tienen acceso condicionado, por ejemplo a la atención de especialidades si están en situación irregular. No hay garantías de acceso a la salud de los inmigrantes en este país. En situación irregular, solo tienen acceso los niños, mujeres embarazadas y personas en riesgo vital”.

Yury Bustamante, sociólogo profesional de apoyo del Colectivo sin Fronteras, se refirió a los derechos y barreras que enfrenta la población inmigrante para acceder a la salud.

En su presentación, destacó que pese a la normativa vigente en Chile, el acceso a la educación de los niños y niñas inmigrantes se ve mermado, por las dificultades que tienen los adultos responsables al realizar los trámites para la regularización. Esto por los costos que significa realizar los trámites y por el tiempo que deben disponer para los mismos.

Para el sociólogo, la falta de documentación como certificados de estudios o de nacimiento significan un gran problema que hace que muchas de las veces la regularización de los estudios cursados en el país no se realice oportunamente.

Otro de los problemas planteados fue que los hijos de madre extranjera irregular nacidos en Chile, al llegar a los 6 años no pueden seguir obteniendo atención medica. La situación de los niños y niñas que se encuentran con sus documentos regularizados no es mucho mejor, ya que sus padres no siempre cuentan con contratos de trabajo que les permita acceder a los sistema de salud.

Yury Bustamante explicó que los hijos/as de migrantes nacidos en Chile por no tener sus padres resuelta su situación migratoria al momento del nacimiento son inscritos en el Registro Civil con una anotación que alude a su calidad de hijos de extranjeros transeúntes, por lo tanto se les niega la nacionalidad chilena y con ella el acceso a prestaciones y programas del Estado. El año 2016 ya eran 2000 los niños nacidos en Chile que se encontraban inscritos como hijos de extranjeros transeúntes.

Salud intercultural

La necesidad de desarrollar procesos interculturales en salud se ha generado tanto en Chile como en otros países latinoamericanos por diversas razones históricas, sociopolíticas y epidemiológicas, las cuales han motivado iniciativas tendientes a evitar que la identidad étnica y cultural del usuario/a constituya una barrera en el acceso y oportunidad a una mejor atención de salud.

Bustamante afirmó que “un enfoque intercultural en salud para las personas inmigrantes facilita y asegura atenciones de salud más duraderas. Cuando no hay una atención de salud intercultural la persona no vuelve al servicio de salud, no se resuelve su situación sanitaria, ni epidemiológica que podría conllevar. La relevancia de la interculturalidad en salud no es solo un ámbito de derechos humanos o de aplicación de la ley, es un tema sanitario para toda la población del país”.

El sociólogo se refirió a los prejuicios y mitos en torno a la migración, que incluso se instalan en las políticas nacionales, como por ejemplo decir que la creciente población inmigrante en el país es la responsable del aumento del VIH en Chile. Esto abre la puerta a la discriminación, a la xenofobia y al racismo.

Según la encuesta “Chilenas y chilenos hoy: desafiando los prejuicios, complejizando la discusión”, realizada por Espacio Público e Ipsos, el 43% de las y los chilenos rechaza la migración, y entre sus principales argumentos destacan la seguridad pública, el miedo a nuevas enfermedades y el uso de beneficios del Estado.

La realidad de los inmigrantes en EL Bosque

Solange Armijo, de la Dirección de Salud Municipalidad de El Bosque, centró su presentación en la experiencia y desafíos en la atención a personas inmigrantes en dicha comuna.
El Bosque ha experimentado un incremento importante de la población migrante, especialmente haitiana.
Para Armijo, por sus características lingüísticas y culturales se presenta, a priori, una mayor dificultad de acceso a las prestaciones y servicios que se ofrecen en los centros de salud.

De acuerdo a los datos del CENSO 2017, la comuna de El Bosque registra un total de 4.130 migrantes, población que se ha incrementado de manera importante esta última década, especialmente en lo relativo a los habitantes de nacionalidad haitiana que constituyen el 34% del total de las personas extranjeras registradas en la comuna (1.404). Le siguen los/as ciudadanos/as de Perú y Venezuela con 839 y 213 habitantes, respectivamente.

La población migrante usuaria de los Centros de Salud Familiar en 2018 ascendió a 3.214 personas con un incremento del 48%, respecto al año 2017, donde se registraron 1.542 usuarios/as migrantes. De éstos el 41% es de origen haitiano, situándose como el grupo de migrantes con más atenciones en salud, por delante de Perú con 461 usuarios/as y Venezuela con 280 usuarios/as.

De acuerdo a esta información se estima que más del 90% de la población censada originaria de Haití es usuaria de la Red de Atención Primaria de la comuna.

Desde principios del año 2017, la Unidad de Salud Comunitaria promueve la creación una instancia de coordinación comunal con la participación de representantes de los centros de salud familiar, con el objetivo de articular acciones específicas orientadas a generar una atención y participación de la población migrante haitiana en igualdad de oportunidades con el resto de la población.

Además de la incorporación de dos facilitadores interculturales quienes han logrado ser un puente significativo apoyando a haitianos en las atenciones de box y visitas domiciliarias, incursionando en el apoyo en talleres de gestantes. Siendo un desafío en esta buena práctica que ellos logren asumir un rol más de mediadores interculturales que permitiendo generar nuevas acciones que permitan una mayor inclusión de la población.

Se han presentado al Congreso dos proyectos de ley (2013 y 2017) para modificar el decreto de ley vigente desde 1975.

El proyecto de Ley de Migración y Extranjería, presentado en 2013 durante el primer Gobierno de Sebastián Piñera, se encuentra en el Senado, luego de su despacho en la Cámara de Diputados en enero de este año. La iniciativa persigue regular el ingreso, la estadía, la residencia y el egreso de los extranjeros al país, como también el ejercicio de sus derechos y deberes.

Documentos y artículos relacionados

Proyecto de Ley de Migración y Extranjería. Informes y trámite legislativo  

Minuta: Reforma Migratoria y Política Nacional de Migraciones y Extranjera. Fundamentos del Ejecutivo

Cámara de Diputados aprueba proyecto de Migración y Extranjería

Proyecto de Ley sobre Migración y Extranjería, Boletín N° 8970-06 e Indicaciones. Corporación Colectivo sin Fronteras

La Migración en Chile: Breve reporte y caracterización. Informe OBIMID

Avances y desafíos en materia migratoria en Chile. Informe del Servicio Jesuita a Migrantes.

Share on LinkedIn