Impactos en la salud y soberanía alimentaria del TPP-11: Conversatorio con Lucía Sepúlveda Ruiz

Share on LinkedIn

En el conversatorio participó parte del equipo EPES, monitoras de salud y del grupo de Mujeres Siembra y Cosecha Salud. La actividad fue organizada por Katie Bubriski, educadora de la Fundación.
Santiago de Chile, 27 de mayo 2019 (EPES).- Lucía Sepúlveda Ruíz, vocera de la plataforma ciudadana Chile Mejor sin TPP y encargada del área de semillas y transgénicos de la Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas (RAP-Chile), participó como expositora del conversatorio sobre los impactos en salud y la soberanía alimentaria del TPP-11, realizado el 22 de mayo en el centro de Fundación EPES en Santiago.

El TPP-11 obliga a Chile a aplicar el convenio UPOV-91, que deja abierta la puerta a la privatización de variedades de semillas campesinas. Para Sepúlveda, esta es una de las principales amenazas del tratado, pues significa la privatización de la semilla para lograr la expansión productos genéticamente modificados y forestales, y aumentar las ganancias de Monsanto y otras transnacionales semilleras, sepultando la agricultura familiar campesina.

En el conservatorio, la periodista explicó que por primera vez un Tratado de Libre Comercio (TLC) incorpora los transgénicos, considerados un bien de mercado no sujeto a evaluaciones de riesgo, sino a reglas de comercio. Dentro de los impactos que han generado los TLC a nuestro país, Lucía Sepúlveda mencionó que nos han hecho dependientes de la importación de alimentos y ha aumentado la migración rural.

Lucía Sepúlveda afirmó que Monsanto por años ha contaminado a las personas, provocando muertes y graves enfermedades a trabajadores, trabajadoras, agricultores y personas expuestas a glifosato y otros plaguicidas fabricados por esta corporación transnacional agroquímica, y usados en cultivos convencionales y transgénicos. En su presentación, la investigadora se refirió a los diferentes veredictos de la justicia internacional sobre los efectos de los plaguicidas de Monsanto/Bayer, que han sido claros en reafirmar que el glifosato/ Roundup causa cáncer.

La vocera de la plataforma ciudadana Chile Mejor sin TPP ha advertido que los plaguicidas y transgénicos que ha comercializado y distribuido Monsanto ampliamente, han afectado gravemente los derechos a la vida, a la salud, a alimentos sanos y a vivir en un ambiente libre de contaminación.

Por estas razones, Fundación EPES se suma al llamado al Parlamento a no ratificar el TPP-11. No cabe duda que hipoteca la soberanía alimentaria en favor de las transnacionales, pues mandata a aceptar cultivos transgénicos, eliminando barreras al comercio, dejando en mano de los intereses privados de las multinacionales los derechos de las y los consumidores, campesinos y pueblos originarios.

El TPP-11 tiene un mecanismo llamado “linkage” que facilitará a que la industria farmacéutica seleccione aquellas patentes que les permita mantener por más años un monopolio de venta en Chile de sus medicamentos innovadores, que tienen precios millonarios, impidiendo el ingreso de los genéricos.

Hasta antes de la retirada de Estados Unidos, el acuerdo comercial TPP abarcaba cerca del 40% de la economía mundial. Japón, Australia, Canadá, México, Perú, Malasia, Vietnam, Nueva Zelanda, Singapur, Brunéi y Chile son las naciones que se mantienen en el pacto.

Para más información:

https://chilemejorsintlc.cl

http://www.listanegraparlamentaria.cl

http://periodismosanador.blogspot.com

Share on LinkedIn