Mujeres de Arica a Punta Arenas se reunieron en la primera asamblea nacional 2019 de la Red Chilena

Share on LinkedIn

El encuentro se inició en el marco del lanzamiento de la nueva publicación de la articulación feminista “Violencia estructural y feminismo: apuntes para una discusión”.

Por Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres 

Los días viernes 26 y sábado 27 de abril se realizó la primera asamblea nacional de 2019. Activistas feministas de todo Chile que integran las distintas colectivas y organizaciones que conforman la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres se reunieron para analizar el contexto político actual, diagnosticar la situación de los distintos territorios que habitan, reflexionar conjuntamente y establecer las principales líneas de trabajo para erradicar la violencia contra las mujeres y transformar la cultura patriarcal.

El encuentro se inició en el marco del lanzamiento de la nueva publicación de la articulación feminista “Violencia estructural y feminismo: apuntes para una discusión”, que se realizó el día viernes en la mañana en la Casa Central de la Universidad de Chile, donde Soledad Rojas, integrante de la Coordinación Nacional de la Red Chilena y editora general del libro, Elena Águila, doctora en literatura y editora de textos y Diamela Eltit, escritora y Premio Nacional de Literatura llevaron a cabo un nutrido análisis sobre neoliberalismo, feminismo y precarización de la vida de las personas y, en particular, de las mujeres.

Luego del evento, las jornadas de reflexión y discusión se realizaron en la casa del Movimiento por la Emancipación de la Mujer Chilena (Memch), ubicada en la comuna de Independencia, donde la Red Chilena tiene sus oficinas. Ahí se congregaron activistas de las regiones de Tarapacá, Antofagasta, Atacama, Coquimbo, Metropolitana, O´Higgins, Concepción, Los Lagos, Aysén, Magallanes, Los Ríos y Arica.

Distintos temas fueron abordados en la asamblea: las masivas movilizaciones feministas del último tiempo, los esfuerzos por parte de sectores de derecha por cooptar el feminismo, la necesidad urgente de continuar politizando las luchas, las amenazas que recaen en las distintas localidades debido a un modelo neoliberal que se sostiene en la explotación de las personas y de las territorios y el surgimiento de cada vez más casos de violencia patriarcal contra mujeres y cuerpos feminizados y disidentes.

A través de largas discusiones colectivas y de trabajos grupales se determinaron los objetivos principales del periodo 2019 y se establecieron ejes centrales de acción política. En esta misma línea, se plantearon las ideas fuerza para desarrollar dentro de la próxima versión de la Campaña de la Red Chilena ¡Cuidado! El Machismo Mata que se lanzará en junio por décimo tercer año.

Respecto a la asamblea, Valeska Morales, integrante de la organización de mujeres Resueltas del Valle expresó que “es un espacio seguro, que nos invita a articularnos y luchar contra viejos resabios patriarcales, invitando a las comunidades a cuestionar lo que por costumbre se acepta como tradición, con campañas como: “cuidado, el machismo mata”, “niña embarazada, niña violentada”, “Lesbiana, ¿y qué?”, se abre el debate en distintas cotidianidades, y es una puerta de acceso a cuestionar la interseccionalidad de desigualdades que encarnamos como seres humanos situadas/os en espacios sociales particulares”.

En ese mismo sentido, la activista feminista Bárbara Sharp de la Coordinadora de Mujeres de la Patagonia manifestó que “generar espacios de diálogo con compañeras de otras regiones, es sin duda uno de los valores más grandes del encuentro. Poder entre todas compartir, desde las particularidades de cada territorio, los desafíos del movimiento feminista, nos ayuda a fortalecer lazos e intercambiar saberes para seguir luchando juntas.”

Por su parte, Soledad Rojas, integrante de la Coordinación Nacional de la Red Chilena sostuvo que “es muy importante realizar encuentros donde participan mujeres desde Arica hasta Punta Arenas debido al rico intercambio que se da en estas instancias: es un intercambio que nos nutre ya que conocer las experiencias de distintas localidades nos potencia a todas y nos permite a todas a aprender de las experiencias y contextos de las otras”. La activista también indicó que “estos espacios son fundamentales para poder actuar en común y seguir fortaleciendo el movimiento feminista y ser más eficaces en llevar a cabo las transformaciones que nos planteamos”.

Share on LinkedIn