Declaración de Fundación EPES contra el racismo institucional y la criminalización hacia el pueblo Mapuche


Además de repudiar el actuar del Estado chileno, EPES manifiesta en su declaración pública su apoyo a las reivindicaciones de control territorial, autonomía y libredeterminación de la nación Mapuche.

DECLARACIÓN PÚBLICA 
Santiago, de Chile, 26 de agosto, 2020
Fundación EPES, organización no gubernamental que hace 38 años trabaja por la salud y la vida digna de las personas y comunidades en Chile, declara a la opinión pública su apoyo a las reivindicaciones históricas del pueblo Mapuche, y en particular manifiesta su preocupación por la falta de garantías al debido proceso judicial de los presos políticos mapuche que se encuentran en huelga de hambre.
El Estado chileno ha negado históricamente los derechos fundamentales del pueblo Mapuche, siendo constantemente violentado, perseguido y criminalizado por las distintas instituciones.
Las comunidades mapuche son las principales víctimas de montajes policiales, según el Mapa de Violencia Policial (2020) del Observatorio de Prácticas e Instituciones Policiales (OPIP). La investigación incluye homicidios, montajes policiales, hostigamientos, allanamientos y desalojos, operativos desproporcionados y detenciones ilegales hacia el pueblo Mapuche.
Los presos políticos mapuche están siendo sometidos a las leyes judiciales de un Estado que niega sus derechos fundamentales como pueblo, y que ha levantado montajes para inculpar a comuneros de actos delictivos.
Entre 2001 y 2016 más de 100 personas fueron imputadas por delitos de terrorismo, según cifras del Ministerio Público, pero sólo nueve resultaron condenadas. Todas eran de origen mapuche. La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) anuló siete de esas sentencias, argumentando que éstas se basaron en argumentos discriminatorios.
La huelga de hambre de los presos políticos mapuche es una medida consciente y extrema de protesta pacífica, motivada por demandas de derechos colectivos históricos, por la autodeterminación como pueblo nación, la exigencia de desmilitarización de los territorios, detener el avance de industrias extractivistas y por la necesidad de reconocer la historia de despojo, genocidio, robo de tierras, y desconocimiento de los tratrados firmados durante los primeros años de República de Chile y de los actuales convenios, como el 169 de la OIT ratificado por Chile.
En el contexto de la actual pandemia por COVID-19, ninguno de los comuneros mapuche condenados o en prisión preventiva ha recibido beneficios carcelarios orientados a la prevención del contagio. Esta situación evidencia el actuar discriminatorio del sistema judicial, tal como lo declaró el Colegio Médico de Chile.
Fundación EPES no puede quedar indiferente ante el aumento del racismo institucional y la criminalización por parte del Estado hacia el pueblo Mapuche. Por ello, condena la militarización en el Wallmapu, que vulnera los derechos humanos de personas, niños y niñas mapuche, por medio de un permanente hostigamiento y violencia policial en las comunidades. Además, apoya las reivindicaciones de control territorial, autonomía y libredeterminación de la nación Mapuche, con un profundo reconocimiento y respeto a su cosmovisión en armonía con la Ñuke Mapu (Madre Tierra) y revalorización de sus saberes ancestrales.