Con un conversatorio y taller de debate colectivo se desarrolló la Escuela «Coyuntura política social y lucha por la Salud»


Producto de la pandemia del coronavirus, por primera vez en su historia, la Escuela impulsada desde hace años por EPES Concepción se debió desarrollar virtualmente adaptándose a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación para seguir debatiendo y reflexionando desde las comunidades y territorios.


Chile, 13 de octubre 2020 (EPES).-Fundación EPES y la Articulación Asambleas Populares de Concepción (Espacio de salud) realizaron, el viernes 9 de octubre, la Escuela «Coyuntura política social y la lucha por la salud». El espacio contempló un conversatorio, transmitido por Facebook y YouTube de EPES, y un taller para debatir en torno a la salud que queremos, mediante la plataforma Zoom, previa inscripción.

En el conversatorio expusieron Lautaro López, coordinador de Fundación EPES Concepción; Areli Escobar, integrante de la Asamblea Popular Barrio Norte, Concepción; y Ricardo Luer, del Movimiento Salud para Todxs, Temuco. El espacio contó con la moderación de Lirayén Reyes, educadora de EPES.

Lautaro López, de EPES, aseguró que el Movimiento Salud para Todxs plantea la creación de un sistema único de salud para el pueblo, pagado vía impuestos generales, y la eliminación de las Isapres.

Como parte de los aportes del movimiento feminista, destacó la necesidad de la construcción un sistema plurinacional de cuidados para niñes, adultos mayores, personas con dependencia, en situación de discapacidad, que permita socializar estas tareas con un enfoque colectivo y comunitario, con financiamiento público y fuertemente articulado con un sistema único de salud. Esto permite que la responsabilidad de la reproducción de la sociedad salga del ámbito privado y sea asumido por todos/as.

Arelis Escobar, de la Asamblea Barrio Norte, compartió las experiencias de autonomía y autogestión en salud de las asambleas populares.

Dentro de las áreas de trabajo destacó las redes de abastecimiento popular. Vinculado a la soberanía alimentaria y al feminismo, el “Comprando juntos” pone a disposición de las y los pobladores alimentos frutas y verduras, libres de químicos ni tóxicos, asegurando una alimentación de buena calidad, y la “Red de mujeres y disidencias populares” de Barrio Norte aborda temas de cuidados, autocuidado, prevención de la violencia contra las mujeres, lactancia materna, cuidado de la infancia en cuarentena, entre otros.

En contraste con el trabajo en salud comunitaria, criticó la gestión del Estado y la visión del concepto de salud bajo el enfoque biomédico.

Ricardo Luer, del Movimiento Salud para Todxs de Temuco, expuso sobre cómo pensar la salud desde el territorio, dando a conocer dos experiencias comunitarias: la Casita de Salud y la Asamblea autoconvocada del Barrio Imperial.

Ahondó en la estrategia popular para enfrentar la pandemia en Temuco, con barreras sanitarias en Panguipulli y Coñaripe por parte de las comunidades, protestas pidiendo el cierre de centros comerciales, escuelas y liceos; y redes de abastecimientos solidarias con productores/as mapuche y ollas comunes, principalmente en campamentos.

Ricardo Luer habló de la oportunidad que surge para volver a repensar la salud desde los territorios y generar alternativas transformadoras hacia un sistema que sea realmente digno para todos y todas, en el marco de una crisis del sistema capitalista, que se expresa en un sistema de salud neoliberal, patriarcal y colonial.

El taller planteó dos preguntas para la reflexión y debate colectivo ¿Cuál es la salud que queremos? y ¿Cuál es el rol de las asambleas populares en la salud que queremos?. La sistematización del taller será socializada próximamente.