En Talcahuano se realiza primer monitoreo ciudadano a la Ley de Tabaco


DSC00123

Sandra Castañeda, Educadora en Salud EPES, Olga Toledo Toledo, Erica Ortiz Agurto, Guillermina Pedreros Pineda, Frida Sagredo Estay, Bartolomé Coll Soto, Juanita Figueroa Torres, Vilma Seguel Rebolledo, Juan Lara del Río, dirigentes de la comuna de Talcahuano que formaron parte del equipo de monitoreo ciudadano quienes recibieron diploma de reconocimiento por su activa participación en la iniciativa.

Concepción, de Chile. 3 de enero de 2013 (EPES).- En la comuna de Talcahuano, región del Biobío, se realizó el primer monitoreo ciudadano a la Ley de Tabaco, impulsado por Fundación EPES, cuyos resultados se dieron a conocer el 11 de diciembre de 2013, junto a la comunidad y autoridades locales.

El objetivo fue apoyar desde la sociedad civil la implementación de la nueva ley de espacios libres de humo de tabaco para detectar dónde no se cumplía la ley y así poder desarrollar acciones para fortalecerla.

Se consideró un universo de 82 establecimientos gastronómicos y locales nocturnos, definiéndose una muestra del 33%, es decir, 27 locales, principalmente cafés, restaurantes, pubs y discotecas de la comuna de Talcahuano.

Sandra Castañeda Contreras, Educadora en Salud de Fundación EPES, explicó que para el monitoreo se utilizó la aplicación de una pauta de observación adaptada de “Ambientes 100% libres de Humo de Tabaco: herramientas para la implementación y evaluación”, de ALIAR, Argentina, que permitió obtener información relevante respecto a la presencia de anuncios de prohibido fumar, ceniceros, personas fumando, olor a tabaco, colillas de cigarros, existencia de patios internos y/o terrazas externas, contaminación por humo de tabaco, presencia de techos e información sobre la venta de tabaco y publicidad en el local.

El monitoreo ciudadano realizado a la Ley de Tabaco arrojó que existe un alto cumplimiento de la normativa en el sector gastronómico y en locales nocturnos en la comuna de Talcahuano, superando el 75%.

Castañeda detalló la serie de acciones que se llevaron a cabo en el marco del proyecto, como el seminario que se realizó en abril, el taller de capacitación sobre la Ley de Tabaco, el monitoreo propiamente tal junto con las reuniones de avance con el equipo de observadores/as y la obtención de los resultados finales.

Destacó además la colaboración tanto de la SEREMI de Salud, como del Servicio de Salud Talcahuano en el proceso.

Por su parte, Bartolomé Coll Soto y Juanita Figueroa Torres, dirigentes que participaron en el monitoreo, relataron que es a partir del seminario que llegaron a involucrarse en la iniciativa, pues se motivaron a conocer directamente si se estaba cumpliendo o no la Ley de Tabaco, relevando además la importancia de participar de esta experiencia única en el país.

Ambos valoraron el que haya existido una capacitación sobre la ley, para prepararlos antes de hacer el trabajo en terreno. Dijeron que a través de la observación de los locales monitoreados, se habían dado cuenta de la aceptación de la ley, más por un tema de temor a la multa que por un tema de salud y que ahora se veían más fumadores/as en las calles.

Destacaron el trabajo en dupla, pues esto facilitó el trabajo al momento de completar la pauta “lo que no veía uno, lo veía el otro” y también valoraron el hecho de haber sido partícipes en todo momento del monitoreo, desde la revisión del listado de locales hasta la revisión del material de difusión de los resultados que se iba a poner a disposición a la comunidad.

Por último, reafirmaron las conclusiones del monitoreo respecto a que se debe fiscalizar y/o monitorear otros sectores, tales como oficinas públicas, establecimientos de salud y casinos, entre otros.

Lino Alarcón, de la SEREMI de Salud Biobío felicitó la labor realizada valorando además que se trata de una experiencia única en el país.

Reconoció que la Ley se había aprobado sin recursos y que en la región del Biobío se cuenta con sólo 17 fiscalizadores de la SEREMI para la implementación de la ley.

Alarcón reforzó la idea que este tipo de legislación debe ir acompañada por programas de prevención y promoción de estilos de vida saludable, además de programas de cesación tabáquica.

En la ceremonia, EPES recibió el reconocimiento de la comunidad por su labor en salud comunitaria y considerar siempre a las y los pobladores y dirigentes para trabajar en pos de la salud de las comunidades y a la vanguardia en estos temas. Quienes participaron del monitoreo recibieron un reconocimiento de parte de Fundación EPES, valorando su responsabilidad, disposición, actitud colaborativa y aporte de opiniones para alcanzar el éxito de esta iniciativa.

A la actividad asistieron Lino Alarcón, Jefe Unidad Seguridad Alimentaria SEREMI de Salud, Ingrid Fontalba, de la Unidad Participación Social y Comunicaciones del Servicio de Salud Talcahuano, e Ingrid Briones Luengo del Programa Salud Cardiovascular de esa repartición. También asistió Jany Márquez enfermera encargada de Tabaco del Centro de Salud Familiar (CESFAM) San Vicente, y Alejandra Ferrada Asistente Social del CESFAM Los Cerros.

De la comunidad participaron las monitoras de salud de Hualpén, representantes del Consejo de participación social del Servicio de Salud Talcahuano, Club de Adultos Mayores, Comités de Salud y Medio Ambiente de Penco, Consejo Consultivo de Usuarios de Hospital Tomé, entre otros.