Cariola y Vallejo piden a Bachelet “voluntad política” para frenar la concesión de hospitales y marchan con trabajadores


«La Presidenta durante la campaña dijo que no iba a concesionar ningún hospital más en este país y ese argumento lo planteó por el hecho de que las concesiones hospitalarias han demostrado ser más lentas, más caras y no garantizan el servicio de salud pública adecuado que requieren los usuarios de nuestro país», dijo la ex presidenta de la FECh durante una manifestación convocada por los trabajadores movilizados del Hospital del Salvador.

10559783_1459849647598859_8863607136994080790_nPor El Mostrador/ 29 de julio de 2014

Un llamado a la Presidenta Michelle Bachelet para que tome la “decisión política” de frenar la concesión del Hospital del Salvador formularon este martes las diputadas comunistas Camila Vallejo y Karol Cariola, quienes se sumaron esta mañana a la marcha que llevaron a cabo los trabajadores del recinto asistencial por la Alameda, tras cumplir 23 días en paro.

La petición la hicieron ad portas de la conformación de una mesa de trabajo que fue fijada para las 13:00 horas y a la que fueron convocados, entre otros, los integrantes de la comisión investigadora de concesiones hospitalarias de la Cámara de Diputados, representantes del Ministerio de Salud, el Ministerio de Obras Públicas y dirigentes sindicales de los hospitales Salvador Geriátrico y Félix Bulnes.

“Nosotros vamos a poner todo lo que está de nuestra parte, yo soy parte de la comisión investigadora, nos reunimos hoy día a la una de la tarde en una mesa de trabajo donde esperamos poder encontrar una solución a este problema, a este conflicto, porque no podemos mantener al hospital Salvador (…) por mucho tiempo más en paro. Para ello requerimos de la voluntad política de este gobierno de dar una respuesta, una solución a esta solicitud de frenar la concesión”, dijo Cariola.

También recordó que la jefa de Estado se comprometió durante su campaña a terminar con la política de concesiones y puso énfasis en que, pese a que la Contraloría General de la República ya tomó razón de los decretos que disponen la concesión de los hospitales Salvador Geriátrico y Félix Bulnes, Bachelet tiene las atribuciones para revertir el proceso.

“Estamos llamando al gobierno a que dé una señal política con respecto a la situación del Hospital Salvador Geriátrico y el hospital Félix Bulnes. Nadie nos da garantías de que retroceder en la concesión es menos costo que mantenerla. Acá no se ha presentado un estudio respecto de lo que significa mantener esta concesión, sólo se han dado razones políticas y creemos que esas razones políticas no son suficientes cuando lo que está en juego es la salud pública de todos los chilenos”, enfatizó.

Si bien reconoció que ya se dejaron sin efecto otros procesos, “lamentablemente quedan estas dos concesiones que fueron tomadas de razón y hoy día depende de una voluntad política, depende de una decisión política y que efectivamente debe tomar la Presidenta”.

“SEÑAL POLÍTICA”
Camila Vallejo, en tanto, en la misma línea, señaló que se requiere una “señal política” del Ejecutivo para frenar un sistema que –dijo– ya demostró su ineficiencia. Y recordó que el actual escenario es consecuencia de decisiones que se tomaron durante el gobierno anterior.

“La Presidenta durante la campaña dijo que ella no iba a concesionar ningún hospital más en este país, y ese argumento lo planteó por el hecho de que las concesiones hospitalarias han demostrado ser más lentas, más caras y no garantizan el servicio de salud pública adecuado que requieren los usuarios de nuestro país. Eso lo vimos con el resultado del hospital de Maipú, con el hospital de La Florida. La gente que se atiende en ellos muy bien sabe lo nefasta que fue la lógica de las concesiones en el ámbito de la salud y, por lo tanto, no queremos que esa historia se repita con el caso del hospital El Salvador”.

Y agregó que “si bien entendemos que la concesión fue iniciada en el período de Sebastián Piñera, hoy día este gobierno, dada la posición política que tiene respecto a esta materia, podría dar una señal para poder revertir esta situación y que finalmente contemos con una salud pública de verdad, de calidad, para todos los chilenos y las chilenas”.

LA CUT Y EL “NO HAY MARCHA ATRÁS” DEL MINSAL
En tanto, la presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Bárbara Figueroa, quien también se sumó a la marcha organizada por la Fenats y participará también en la mesa de trabajo convocada para esta tarde, justificó el paro de los trabajadores del centro asistencial, por cuanto la concesión del mismo no sólo los afecta a ellos, sino que también a los usuarios al incrementarse los costos de atención. “Ese es el elemento fundamental que ha motivado esta extensa movilización: la garantía para los usuarios de un derecho a la salud pública con un Estado fortalecido, no con una entrega del Estado de estos derechos básicos hacia los privados. Creo que en el resto ha sido absolutamente con altura de miras la movilización, y por eso tiene todo nuestro respaldo y todo nuestro apoyo”.

La dirigenta se mostró confiada en que la instancia logrará avanzar y que no se impondrá el criterio que el lunes último planteó la ministra de Salud, Helia Molina, en cuanto a que en los procesos de concesión frente a los cuales la Contraloría ya tomó razón no habrá marcha atrás.

“Yo tengo muchas expectativas de lo que puede ocurrir en la comisión que se ha conformado, en la mesa de trabajo que debiera comenzar a funcionar hoy y espero que no haya temas vetados ni propuestas vetadas. Acá no podemos partir el diálogo señalando que hay temas que no se van a poder debatir. Lo que esperamos es que, si va a haber participación de los actores incumbentes, sea sobre la base que podamos plantear todos los puntos de vista, de lo contrario es un diálogo a medias y esperamos que ese no haya sido el sentido de las palabras de la ministra”.