Actividad de sensibilización por la no violencia contra las mujeres en El Bosque


Ni una mujer menos, ni una muerta más “Por mí… por ti… no más violencia”.

Santiago de Chile, 4 de septiembre de 2014 (EPES).- La Red Intersectorial por la no violencia contra las mujeres de El Bosque, que agrupa a programas municipales, organismos no gubernamentales y organizaciones sociales, realizó esta mañana, en una feria libre de la comuna, una actividad de sensibilización respecto de la violencia de género y el femicidio.

En el lugar se entregó información y se instaló el memorial de las mujeres asesinadas en manos de hombres desde el año 2001 a la fecha, que suman más de 700. Hasta agosto de este año, 40 son las mujeres víctimas de femicidio. La acción comunitaria se realizó en el marco del lanzamiento en El Bosque de la campaña “Cuidado. El machismo mata”, organizada por la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres.

Para contribuir a la erradicación de la violencia de género se debe comprender que no se trata de hechos aislados, sino que los femicidios y las expresiones no mortales de la violencia contra mujeres, responden a un sistema de valores y creencias que los reproduce constantemente, lo que se denomina patriarcado.

María Eugenia Calvin, de Fundación EPES, integrante de la Red, dijo que “es de suma importancia que las organizaciones y los servicios públicos realicen estas actividades en los espacios públicos, las mujeres no tienen información y cuando hay un espacio amigable se acercan a consultar”.
Agregó que “en esta actividad, que duró menos de 3 horas, las 11 integrantes de organizaciones que trabajamos en la acción escuchamos el relato de al menos una mujer afectada directamente por violencia. Por mi parte escuche y oriente a 5 mujeres que están viviendo violencia y que requieren ayuda”.

El acoso sexual callejero y en el trabajo, la negación del aborto, la ausencia de educación en sexualidad en los colegios, la propaganda que ridiculiza a las mujeres, entre otras expresiones de machismo, tienen una misma lógica y patrón común. La desigualdad de derechos y oportunidades es lo que posibilita la violencia contra las mujeres y el femicidio es su expresión más brutal.

La violencia contra las mujeres es un problema social complejo, que debe convocar a todas y todos, porque las desigualdades son construidas culturalmente, y reproducidas cotidianamente.