Discurso del acto aniversario del Grupo de Salud Llareta en sus 30 años de lucha por salud digna


«Decidimos llamarnos Llareta porque en esos años nuestras calles polvorientas y la ausencia casi total áreas verdes, hacían aun más duro los tiempos de dictadura y de lucha abierta por pan, trabajo, justicia y libertad».
Discurso del Acto Aniversario de los 30 años del Grupo de Salud Llareta
Población La Bandera, 28 de noviembre de 2014

Bienvenidas y bienvenidos amigos, vecinos, compañeros y autoridades presentes a este acto de celebración de los 30 años del grupo Llareta de la Población La Bandera. Estamos felices de llegar a este momento y de compartir con todos ustedes parte de esta larga y fructífera historia, de celebrar en este acto la fuerza de la vida y del esfuerzo compartido.

Llareta es una planta medicinal que crece en el desierto. Decidimos llamarnos Llareta porque en esos años nuestras calles polvorientas y la ausencia casi total áreas verdes, hacían aun más duro los tiempos de dictadura y de lucha abierta por pan, trabajo, justicia y libertad.
Esa Llareta resistente a las inclemencias y desolaciones del desierto, representa la energía y constancia de las mujeres y hombres que hemos construido esta organización. Trabajadores y trabajadoras, mujeres jefas de hogar y luchadoras sociales, hombres afectivos y conscientes de la necesidad de un cambio profundo en las condiciones sociales y políticas.
En 1984 nace nuestro grupo de salud, a través de un largo y completo curso de formación de un grupo de monitoras y monitores en salud preventiva con el apoyo de la Fundación EPES, Educación Popular en Salud de la Iglesia Evangélica Luterana en Chile. En su inicio el grupo se conformó con dirigentes de otras organizaciones sociales de la población participando personas que venían de las ollas comunes, sindicatos, centros de formación, grupos de derechos humanos, entre otros.
En su desarrollo el grupo va respondiendo a las urgencias y exigencias que demandaban el movimiento popular y la coyuntura política y social que cruzaba el país y en particular en nuestras poblaciones. Llareta surge en medio de la dictadura militar de Pinochet en los años de las protestas populares y de los sueños colectivos por un cambio profundamente democrático para nuestro país.
El grupo en si mismo era un medio apoyo ya que ayudaba a las organizaciones en primeros auxilios durante las gloriosas jornadas de protesta contra la tiranía, donde nuestra población alcanzo el respeto y admiración de muchas organizaciones nacionales e internacionales por la entrega y compromiso de las y los pobladores.
Nuestro grupo buscaba desde un enfoque integral de salud, promoviendo los derechos humanos y el derecho a una salud digna para el pueblo.

Parte de las y los fundadores del Grupo Llareta en La Bandera

Parte de las y los fundadores del Grupo Llareta en La Bandera

Poco a poco el grupo fue logrando una dinámica propia debido a que su trabajo fue adquiriendo roles protagónicos dentro de la población, siendo reconocidos y legitimados como grupo de salud.
Durante 1985 se produjo un brote de meningitis en la población, resultando 7 niños muertos y uno con severas lesiones. El grupo asume una labor de denuncia pública en los medios de comunicación generando variadas movilizaciones tanto en consultorios como en el Ministerio de Salud.
Pese a estar sumados de lleno como grupo a la dinámica de las movilizaciones sociales. El grupo fue desarrollando un proceso propio de reflexión y critica de la situación nacional, generando y buscando formación en diversos temas de salud y áreas relacionadas con la situación de pobreza. La base de esos primeros años fue el respeto y valoración por las ideas y acciones de cada integrante del grupo, la mayoría de las cuales personas con diversas trayectorias de organizaciones sociales e incluso políticas y llenos de un gran sentido de unidad en la acción.
Se ha sobrevivido a los embates de la coyuntura política, a la crisis de la esperanza de un Chile más popular, a las divisiones políticas, a las amenazas de fiebre electoral a los intentos de cooptación desde organismos públicos y municipales.
El año 1986 como parte de los años 80 encuentra al grupo claramente comprometido con la conquista de la democracia y la justicia en derechos humanos, haciéndose parte de los esfuerzos de coordinación poblacional y reconociendo que a pesar de las diferencias políticas o de estilos de trabajo somos un solo pueblo y debemos construir caminos de unidad para resistir la pobreza, la marginación y la represión tan presente en nuestra vidas.

En 1987 iniciamos la lucha para eliminar el basural que existía en el recinto que hoy ocupa la plaza del cuarto sector la veguita. Fue un largo proceso de crear conciencia y harto trabajo para ir limpiando a pulso los basurales hasta llegar al proyecto de construcción de la plaza que dio dignidad y recreación al sombrío paisaje de aquellos años.
sin duda mucha gente fue parte de este anhelo como vecinos del sector, las juventudes comunistas, los centros culturales y diversos jóvenes que apoyaron la iniciativa. Después de varios intentos por lograr la plaza recolectando firmas, haciendo campañas, limpiando una y diez veces el lugar, al fin se logro un proyecto como la creación de la plaza la Veguita.

Las fundadoras del Grupo Llareta, Valeria, Sonia y Mónica.

Las fundadoras del Grupo Llareta, Valeria, Sonia y Mónica.

En esos años se hace parte Llareta del proceso de coordinación metropolitano de grupos de salud que llego a coordinar cerca de 200 organizaciones de poblaciones de diversas zonas de Santiago, Melipilla y San Antonio.

En los años venideros el grupo comenzó a realizar decenas de acciones educativas, solidarias y de denuncia. Impulsando campañas amplias y creativas tales como, campañas por la vida y contra plagas y basurales, recuperación de áreas verdes Llareta ha sido capaz de innovar y crear nuevas respuestas de asumir nuevos desafíos.
Es así como en estos años se ha profundizado en la acción educativa pintando murales de información y denuncia entorno a diversas problemáticas como la violencia doméstica, el abuso sexual infantil el trabajo infantil, el SIDA, el virus hanta el medio ambiente, los derechos de las mujeres. la lucha de los trabajadores entre otros.
De esta forma y asumiendo el legado muralistico de Chile que busco aumentar la autoestima de la población y recuperar dicha tradición hemos puesto color y alegría al sector.

Otra acción destacada ha sido el teatro denuncia que llega a mucha gente y genera una identidad muy grande con los problemas que estamos mostrando.
También pensamos en los que no están, como la Toña, Ivan, Marta, Rosa, Angelica y Consuelo. Desde aquí rendimos homenaje a quienes han soñado con los derechos populares y que ya no están en cuerpo presente, pero siguen vivos en nuestras memorias.
Seria interminable relatar cada momento de estos 30 años, hitos e historias llenas de esfuerzo y de grandes alegrías, cientos de jornadas, talleres reuniones esperanzas y frustraciones.
Siempre con la íntima convicción de que la lucha por el derecho a salud es una tarea constante, en la cual Llareta ha buscado hacerse parte y asumir con sensibilidad alegría y trabajo duro este sueño maravilloso de tomar el cielo por asalto y seguir construyendo una esperanza para nuestro pueblo.

Gracias por habernos acompañado.
¡¡¡¡¡Estamos aquí como siempre!!!!!.