Experta respaldó a ex ministra Molina: “Chile tiene la tasa más alta de abortos”


La médico cirujana María Isabel Matamala, aseguró que quitarle el piso a los dichos de Molina, refleja «una cierta esquizofrenia» en nuestro país.

31 de diciembre de 2014.- La médico cirujana e investigadora del Observatorio de Equidad de Género en Salud de la Universidad de Chile, María Isabel Matamala, respaldó los dichos de la ahora ex ministra de Salud, Helia Molina, quien en entrevista con el diario La Segunda ayer afirmó que “en todas las clínicas cuicas de este país, muchas de las familias más conservadoras han hecho abortar a sus hijas”.

Para la experta, los dichos realizados por la ex secretaria de Estado no las sorprendieron y señaló que lo que ha planteado fue transparente. “Lo que ella planteó es la realidad de lo que pasa en Chile. Lo que me sorprende es quitarle el piso a lo que todo el mundo en el ambito de la salud sabe que es así, que existe y que ha sido así en todos los países hasta que han legalizado el aborto”, sentenció en conversación con Cooperativa.

Según Matamala, los abortos ocurren cuando “no existe una legislacion que respete los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, por lo tanto existe en la clandestinidad”. Es por eso que debido esto no existen cifras que evidencien esta actividad en el país y que solo existen subregistros de los abortos que se realizan.

“En Chile no existen cifras porque no se ha hecho ninguna investigación por cuanto la ilegalidad total del aborto impide que tú saques cualquier conclusión. Tanto en el público como en el privado existen intervenciones que llevan otro diagnóstico, eso es algo que todo el mundo lo sabe en la salud“, aseveró.

Según María Isabel, se han realizado investigaciones por métodos indirectos que podrían indicar que hay entre 70 y 100 mil abortos por año, y otros que dicen 100 mil y 150 mil. “Chile es el país que tiene la tasa más alta de abortos”, aseguró. Además, apuntó que muchos de los abortos que no se realizan en clínicas u hospitales, se llevan a cabo en la casa de las pacientes. “Sabemos que hay seguimientos por médicos de clínicas privadas”, dijo.

Por último, concluyó la entrevista sosteniendo que “el hecho de quitarle el piso a la ministra Molina, está reflejando que existe una cierta esquizofrenia en que sabemos que la realidad es de una manera y sin embargo queremos hacer creer que es otra. Desmentir a la doctora Molina me parece muy triste”.