Seminario – Taller de análisis sobre publicidad sexista abre debate del rol de los medios de comunicación en las discriminaciones que viven las mujeres


Su principal propósito fue abrir un espacio de reflexión en torno al rol que desempeñan los medios de comunicación social como reproductores de las situaciones de discriminación que viven a diario las mujeres.

Por Grupo de trabajo Basta de Publicidad Sexista
El pasado 14 de enero, en el Instituto de Estudios Avanzados de la USACH, un grupo de aproximadamente 30 personas, se congregaron en torno al seminario- taller de análisis sobre publicidad sexista en Chile, convocado por la Red chilena contra la violencia hacia las mujeres.

Su principal propósito fue abrir un espacio de reflexión en torno al rol que desempeñan los medios de comunicación social como reproductores de las situaciones de discriminación que viven a diario las mujeres.

En un primer momento, Daniela Aceituno Silva, Trabajadora Social, aportó una contextualización breve sobre las situaciones de violencia que enfrentan las mujeres, destacando las principales brechas en el ejercicio de sus derechos económicos, sociales y culturales.

Aceituno enfatizó que sin duda “hay un desafío al que somos convocadxs, desde nuestro marco de acción, desde la carrera que estudiamos, desde el papel que jugamos en la familia, desde nuestro rol en el trabajo, desde el espacio de poder que tenemos en alguna organización en la cual participamos, a fin de re mirar los modos que tenemos de relacionarnos, aprender a identificar conductas, actitudes y conocimientos arraigados en criterios patriarcales, denunciar situaciones de injusticia y emprender acciones de promoción de una cultura de respeto y ejercicio de derechos”.

En un segundo momento, María Jesús Ibáñez, estudiante de periodismo de la Universidad de Chile, aportó claves para la identificación del sexismo en la publicidad, destacando criterios como la representación del cuerpo de las mujeres como objetos, la limitación del papel de las mujeres a ámbitos domésticos y de menor relevancia, la fijación de estándares de belleza considerados como sinónimos de “éxito”, la invisibilización de las mujeres en determinados comerciales, entre otras.

Como parte principal de la instancia se realizó un trabajo grupal en el que se revisaron distintos formatos de publicidad con contenido sexista y se reflexionó en torno a una pauta de conversación. En el plenario, los grupos destacaron que la publicidad constituye un mecanismo reproductor de las desigualdades sociales y que dentro de la diversidad de soportes (incluidas las campañas políticas), los contenidos que quiere transmitir muchas veces no son coherentes con los propósitos de propaganda, contribuyendo a la autopercepción de “objeto sexual” por parte de las mujeres.

Finalmente, dentro de las propuestas de acción surgió el exigirle al Estado y a los gobiernos su responsabilidad legal e institucional sobre el problema de la violencia de género, además de originar instancias de reflexión ciudadana, para la promoción y la denuncia pública que impliquen la participación activa de parte de las mujeres y otrxs interesadxs.