Denuncian la muerte de tres personas por negligencia médica y mal funcionamiento de Servicio de Urgencia de Conchalí


“La terrible pérdida de nuestros seres queridos amerita, en nuestra opinión, el compromiso de la primera autoridad comunal para la obtención de justicia”, reza la carta dirigida al alcalde de Conchalí. 

30 de julio de 2015 (EPES).- Dos personas fallecieron en el mes de julio debido a supuestas negligencias médicas y del nefasto funcionamiento del Servicio Clínico de Urgencia Avanzada de la comuna de Conchalí, conocido como “Urgencias 24 Horas”. En 2013 otra persona murió en dicho recinto por similares causas.

Las víctimas de este año son Nelly Leonor Gutiérrez Poveda, quien falleció el 4 de julio de 2015 producto de un derrame cerebral, luego de un mal diagnóstico en el servicio de urgencia; y Pedro Enrique Fuentes Montecinos, perdió la vida, el 7 de julio de 2015, en la sala de espera del recinto, al no ser atendido de forma oportuna.

En tanto, Carolina Guadalupe Rozas Ruiz murió, el 24 de enero de 2013, luego de un mal diagnóstico en dicho centro de salud, según el testimonio de sus familiares.

“Mi hermana Nelly falleció el 4 de julio de 2015 producto de un derrame cerebral, luego de un mal diagnóstico en el servicio de urgencia”, relata Eugenia Gutiérrez. “Fue cuatro veces con dolor de cabeza al centro y la devolvían a su casa con calmantes, con diagnósticos de sinusitis, cefalea y por último migraña. Dos días estuvo con convulsiones y en la última visita al servicio de salud fue derivada al Hospital San José, donde tardaron horas en atenderlas y hacerle un scanner, para finalmente morir de un derrame cerebral, que se pudo haber evitado si hubiera recibido una atención oportuna y de calidad. Nos estamos organizando con los vecinos de Conchalí porque no queremos más muertes por negligencia, queremos una salud digna”.

Ante estos hechos, se ha conformado la “Agrupación de Familiares de Víctimas, Vecinas y Vecinos del 24 Horas de Conchalí”, entidad que ha iniciado una serie de movilizaciones en demanda por justicia y reparación en nombre de sus seres queridos y el mejoramiento del servicio de urgencia para evitar nuevas muertes.

El 24 de julio se realizó una manifestación pacífica en las dependencias del “24 horas”.

Una semana más tarde, la agrupación llegó hasta la Municipalidad de Conchalí para exponer los casos ante el Consejo Municipal, pero se había suspendida la instancia.

Los familiares de las víctimas, junto a dirigentes de la Asamblea Territorial de Conchalí y la Agrupación de Usuarios del Hospital San José, entregaron una carta dirigida al alcalde, Carlos Sottolichio Urquiza.

En la carta, la agrupación señala que “los compromisos de llevar adelante sumarios administrativos para detectar los responsables de los hechos no se han cumplido. El alcalde comprometió la realización de estos sumarios a una de las familias y no ha habido respuesta. Ninguna de las familias ha tenido una explicación formal, ni ninguna autoridad, profesional ni funcionario ha sido sancionado”.

Entre las exigencias, está “la constitución de una mesa de trabajo para llevar adelante las sanciones administrativas para los responsables de los hechos de negligencia, sin perjuicio de las sanciones judicial por eventuales responsabilidades penales y civiles”.

“La terrible pérdida de nuestros seres queridos amerita, en nuestra opinión, el compromiso de la primera autoridad comunal para la obtención de justicia”, reza la carta.

Además, demandan el urgente mejoramiento del Servicio de Salud de Urgencias de Conchalí, que a la fecha ha cobrado tres víctimas por negligencia.

La agrupación señala que “nuestra voluntad es que estos hechos no se repitan. Que ningún vecino ni usuario de los servicios de salud pública de Conchalí muera por mala atención, incompetencia, o falta de condiciones para la atención digna y oportuna que todos nos merecemos”.

Exigen también “la salida inmediata de la encargada del Servicio Clínico de Urgencia Avanzada, Rose Mary Contreras, por la responsabilidad que le cabe en los sucesos, y como primera muestra de voluntad de la Municipalidad en el mejoramiento, reparación y justicia a las víctimas del 24 horas”.

La Agrupación denuncia en su carta, “la incompetencia del encargado de participación social en el área de salud de CORESAM, Sr. Juan Sancho González, quien, estando al interior del Servicio de Urgencia 24 horas, durante la manifestación del 24 de julio, en su calidad además de presidente del CDL Juanita Aguirre y presidente de todos los usuarios del Servicio de Salud Metropolitano Norte (SSMN), no haya apoyado, ni se haya presentado frente a las familias, aun habiendo sido solicitado por estas, demostrando además su incompetencia en esta área”.

“Vemos con profunda desconfianza y nos parece, por sobre todo, una incompatibilidad que un funcionario municipal vigente sea, además, presidente de dos instancias comunitarias de organización social de salud, las presida, y no apoye el sinnúmero de denuncias ciudadanas respecto al mal funcionamiento del modelo de salud pública en la zona norte. Exigimos su salida inmediata”, declara la Agrupación de Familiares de Víctimas, Vecinas y Vecinos del 24 Horas de Conchalí.

Según información del Ministerio de Salud, este recinto, puesto en funcionamiento en septiembre de 2012, se construyó con el aporte público-privado y costó cerca de $ 850 millones en infraestructura y equipamiento. Según el compromiso de la anterior administración se aportarían otros $ 700 millones anuales para su funcionamiento y recurso humano.