EPES conversó con las organizaciones de Tarapacá que viajaron a Santiago por crisis humanitaria migrante en el norte de Chile


Fundación EPES asistió a la conferencia de prensa convocada por las organizaciones sociales del norte, quienes informaron sobre las precarias condiciones en que viven las personas migrantes y demandaron a las autoridades la ayuda requerida y la regularización de la población venezolana.

Santiago de Chile, 15 de octubre, 2021.- Organizaciones de la Región de Tarapacá llegaron el 13 de octubre a Santiago para entregar un petitorio al gobierno respecto a la crisis humanitaria en la frontera de Chile, donde cientos de familias migrantes han ingresado al país por pasos no habilitados y se encuentran sin ningún tipo de protección social ni resguardo de sus derechos fundamentales. Muchas de estas personas que se arriesgan a cruzar el desierto con niñxs y adultxs mayores, en busca de una mejor vida, se encuentran durmiendo en la calle.
Las demandas dirigidas al presidente Sebastián Piñera y al Director Nacional del Servicio Nacional de Migraciones, Álvaro Bellolio, fueron leídas este mediodía por Lorena Zambrano, de la Asamblea Abierta de Migrantes y Promigrantes, Ampro – Tarapacá; Natalia Lantaño, de la Cooperativa Jurídica de Iquique, y Natalia Toro, de la Kolectiva Las Kabras, quienes realizaron un punto de prensa en el frontis de la Casa Central de la Universidad de Chile, junto al secretario ejecutivo del Movimiento de Acción Migrante, Eduardo Cardoza.
El documento del petitorio, firmado por diversas organizaciones, plantea que se requieren albergues implementados por la autoridad gubernamental, y precisa que se deben garantizar “condiciones mínimas de salubridad, alimentación, seguridad y orden, pero especialmente el reconocimiento del principio de no retorno y no devolución declarados en la Convención de Cartagena”.
Las organizaciones exigen al Gobierno “una norma interna que permita regularizar a la población venezolana”, particularmente enfocada en los niñxs, adolescentes, mujeres embarazadas, y adultxs mayores. También piden “que se detengan las expulsiones colectivas” y “asegurar la integridad física y psíquica de las personas migrantes ante la violencia xenófoba y racista de grupos nacionalistas”.