EPES impartió talleres de apoyo psicosocial para mujeres de sectores populares de Santiago y Concepción


Al término del año 2020, las evaluaciones y recomendaciones de los grupos de mujeres indicaron la necesidad de apoyo en salud mental y de actividades de autocuidado. Así surge la propuesta de realizar un taller experiencial para abordar el autocuidado, el duelo y la crisis de los cuidados.

Chile, 15 de diciembre, 2021.-  Posterior a la revuelta popular de octubre de 2019, la vida cotidiana de las mujeres de sectores populares se vio afectada por un recrudecimiento de la violencia delictual, pérdida de los centros de abastecimiento cercanos y temor frente a la acción policial. Desde 2020, con la pandemia COVID-19, las integrantes de los grupos asesorados por EPES han estado afectadas por la pérdida o reducción de sus ingresos, aislamiento y temor a contraer la enfermedad.

La crisis de los cuidados generada por el cierre de escuelas, jardines infantiles, restricciones en el acceso a controles de salud y retiro de medicamentos para enfermos crónicos, la incertidumbre sobre la magnitud de la pandemia, muerte de familiares y cercanos a causa del COVID-19 y el aumento de la carga de trabajo doméstico y de cuidados, fueron condiciones generadoras de estrés, ansiedad y malestar en las mujeres y sus familias.

Este año, EPES realizó dos talleres de apoyo psicosocial de cuatro sesiones virtuales, a cargo de seis educadorxs de EPES y de Eugenia Acuña, facilitadora de sanación, que contaron con la participación de 44 mujeres que integran 20 organizaciones asesoradas o vinculadas al trabajo comunitario que desarrolla la fundación en Concepción y Santiago.

 

 

Contenidos de las sesiones

  • Introducción y auto cuidado de la salud mental: Orientada a reconocer en la propia experiencia momentos en que nos sentimos bien, equilibradas, fluyendo, felices y lo que en el actual momento impide estar felices, tranquilas, con la mente clara. La reflexión grupal fue acompañada de prácticas corporales breves y meditación guiada para identificar un lugar favorito y la calma y a reconocer algo en el espacio cercano que nos da placer o sentir feliz.

 

  • Salud mental, duelo ¿cómo abordarlo?: Además de ejercicios corporales y meditación guiada orientada a limpiar las penas, se generaron conversaciones sobre los efectos emocionales del duelo, que no solo afectan a la persona, sino que a la comunidad entera. Se revisaron las fases del duelo, se ejercitó la escucha activa en tríos, identificando qué fase o fases del duelo están pasando o han pasado en este período  y en qué fases ven a la gente de sus comunidades.

 

  • Salud mental y crisis de los cuidados: Se expuso brevemente sobre el rol de género y las tareas domésticas y de cuidados,  se conversó en tríos sobre quién se encarga en las familias de un listado de tareas,  reflexionando sobre la importancia de estas, los efectos de la carga de trabajo en la salud mental y qué hacer para comunicar las necesidades propias, de cuidado y ser cuidadas en la comunidad y sociedad. Se realizó una práctica corporal y una meditación guiada de auto-agradecimiento.

 

  • Autocuidado y cuidados mutuos en las organizaciones: Se reflexionó sobre la codependencia e interdependencia en las  comunidades, analizando imágenes de acciones de cuidado colectivo, compartiendo las cualidades que aporta a su grupo, conversando sobre normas grupales que ayuden al autocuidado y cuidados mutuos en las organizaciones. Se realizó una práctica corporal y una meditación guiada orientada a pensar en un lugar y agradecer a ese elemento de la naturaleza que ayudó a relajarnos, calmarnos o desahogarnos.

 

Resultados de los talleres  

En cuanto al impacto, se constató una mejora de la salud emocional de las mujeres participantes de los talleres, aprendizaje de técnicas y herramientas de autocuidado y cuidado mutuo.

El 85,3% de las mujeres señalaron estar totalmente de acuerdo en que el taller les ayudó a bajar su nivel de estrés.

Todas las participantes indicaron que al terminar cada sesión se sintieron más tranquilas: “Aprendí a calmar mis miedos y entendí que hay más personas en mi misma situación”.

Al término de los talleres, las mujeres aseguraron que tienen más herramientas para conversar con otras personas en el contexto de la crisis socio sanitaria que vivimos.

El 88,9% informaron haber aplicado con ellas mismas alguna de las técnicas enseñadas en el taller y el 62,7% aplicaron o compartieron con otras personas algunas de las prácticas que aprendió.

 

Compartiendo lo aprendido 

Las mujeres han replicado de manera formal sus aprendizajes tanto en Santiago, como en Concepción. En esta ultima ciudad, la Mesa Territorial de Salud de Talcahuano y el Comité Vida Chile de Higueras realizaron un taller dirigido especialmente a mujeres cuidadoras de enfermos dependientes severos, que contó con la asesoría de EPES y el apoyo del Centros de Salud Familiar (Cesfam) Paulina Avendaño, sector Higueras.

En Santiago se desarrollaron actividades orientadas al autocuidado en dos sesiones de capacitación sobre autonomía y violencia de género. El 20 de octubre se realizó la segunda sesión en modalidad híbrida (presencial y online), en que las participantes identificaron algunas de las formas en que se manifiesta la discriminación contra las mujeres y qué limitan o niegan nuestra autonomía y derechos, junto con reflexionar sobre la importancia de la organización y proponer acciones destinadas a visibilizar o sensibilizar a la comunidad en torno a esta temática.

 

 

EPES elaboró un material educativo sobre autocuidado, cuidados mutuos y duelo para apoyar la incorporación de las prácticas de autocuidado y la réplica de los contenidos del taller. Descarga la cartilla AQUÍ